Como cuidar el suelo pélvico

Como cuidar del suelo pélvico

Las patologías del suelo pélvico pueden deberse a múltiples causas, la mayoría de las veces es simplemente el paso del tiempo y el no trabajar o tonificar esa musculatura de forma adecuada.

Por eso es importante tener consciencia de la misma y saber que posturas y ejercicios podemos realizar diariamente para no lesionar ni causar ninguna presión inadecuada sobre el mismo.

Un consejo fisioterapéutico sería sentarse correctamente sobre los isquiones, huesos sobre los que nos sentamos, espalda recta, ombligo contraído, no cruzar piernas y hacer ejercicios de Kegel, o contracciones cortas y largas (5 segundos) de contracción.

Nuestra fisioterapeuta tiene varias formas de evaluar y conocer cual es la opción más indicada para poner en práctica la rehabilitación y normalización de la musculatura del suelo pélvico o periné.

Un chequeo con nuestra especialista incluirá una revisión muscular, tanto del periné como de los grupos musculares que competen a la estática y dinámica de la pelvis.

Y después pondrá en conocimiento de la paciente las diferentes técnicas de abordaje para la recuperación de la patología o problema.

El tratamiento varía, dependiendo las necesidades y adaptándolo a la realidad, evaluando su actividad diaria y ajustando para que sea un tratamiento efectivo y adecuado a la paciente.

El biofeedback es una técnica que se emplea para controlar las funciones fisiológicas del organismo humano, mediante la utilización de un sistema de retroalimentación que informa al sujeto del estado de la función que se desea controlar de manera voluntaria.

A través de un sensor se registra una función biológica del organismo y se le muestra al paciente en forma de gráfico. En este caso nos permite mostrar la señal de la actividad electromiográfica que presentan los músculos del suelo pélvico y con esto conseguimos en el paciente un más rápido y mejor control de los mismos bien para su tonificación, para una mejor integración de los mismos en nuestro esquema corporal, una normalización de hipertonías musculares que pueden provocar dolor, una correcta coordinación de estos músculos con otros músculos y vísceras en algunas funciones como la continencia o la micción, y para conseguir un mayor control de los mismos en situaciones como las relaciones sexuales donde pueden contraerse de manera involuntaria y provocar disfunciones como el vaginismo, dispareunia, etc. Además esta tecnología permite realizar algunas valoraciones de gran valor para el diagnóstico y planificación del tratamiento en cada paciente.

La salud muscular, cómo evitar lesionarnos o fatigar nuestra musculatura será la finalidad del tratamiento y recuperación.

Ainara Erraiz Fernández

Fisioterapueta Uro-ginecologica

Category : Artículos &Uncategorized Posted on mayo 21, 2014

Comments are closed.