Yoga y sus beneficios

Los beneficios del yoga son múltiples y a todos los niveles: corporales, mentales y espirituales

Beneficios físicos del yoga:

Los principales, pero no únicos beneficios que podemos encontrar a nivel físico son:

  • Fortaleza: las asanas (posturas) tonifican cada parte del cuerpo.
  • Resistencia: la práctica regular incrementa la capacidad de trabajo.
  • Flexibilidad: un cuerpo joven es mantenido y restablecido a través de un correcto estiramiento.
  • Postura: mientras el tono y la flexibilidad se equilibran, se establece una postura erguida y sin esfuerzo.
  • Energía: la mejora del funcionamiento glandular y la relajación profunda dejan a uno fresco y calmado.
  • Salud: Un estado de bienestar consistente es experimentado cuando la mente y el cuerpo están equilibrados.
  • Mejora de la circulación sanguínea.

Beneficios mentales del yoga:

Algunos de los beneficios mentales que podemos encontrar pronto como resultado de nuestra práctica de yoga son: 

  • Concentración: la penetración de las posturas de yoga profundiza y extiende la concentración, la memoria y la atención.
  • Estabilidad emocional: el contacto con el yo interno nos da perspectiva sobre la vida y aísla la mente de las alteraciones.
  • Paz: tranquilidad en el mente, tolerancia en la mente y la absorción en el yo interno genera un estado permanente de paz y tranquilidad.
  • Autoreconocimiento: desarrolla las habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente a través de la observación de la actividad del propio cuerpo y de la respiración.
  • Desarrollo integral y progresivo de mente y cuerpo: facilitando la expresión de los potenciales del practicante y fortaleciendo la autoestima.

Beneficios espirituales del yoga:

Y nada desdeñables son los beneficios que nuestro espíritu, alma, esencia, todo, personalidad… puede encontrar practicando yoga. Así  como resultado de nuestra práctica tenemos que algunos de estos beneficio son: 

  • Sabiduría: una práctica persistente desarrolla el conocimiento que florece como sabiduría.
  • Libertad: la equanimidad y la sabiduría conducen a la experiencia de libertad en la vida diaria.
  • Integración: la exploración regular y la conexión de las capas mentales, espirituales, físicas y emocionales conducen a un estado íntegro de armonía.
  • Descanso mayor durante la noche.
  • Calma: otra forma de afrontar los problemas.

las asanas

Las posturas o asanas de yoga buscan despertar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu. Las asanas y sus beneficios son múltiples, compartimos algunos ejemplos: 

  • Matsyasana o postura del pez

Abre la caja torácica, lo que influye positivamente en nuestro estado de ánimo.

  • Bhujangasana postura de la cobra.

Esta postura, que se basa en una flexión hacia atrás, refuerza toda la columna vertebral. También estimula el sistema nervioso, a la vez que presiona la zona abdominal, lo que estimula los órganos internos.

  • Halasana o postura del arado

Estira toda la parte posterior de la espalda. Le da mucha flexibilidad a la columna vertebral y el cuello.

  • Ardha – Matsyendrasana o torsión

Revitaliza todos los ligamentos de las vértebras y estimula el sistema nervioso.

  • Vrkasana Postura del árbol

Busca equilibrar el cuerpo y la mente.

Como conclusión podemos decir que el yoga que incluye en su practica respiración, atención plena (mindfulness), meditación y asanas (posturas)produce en los practicantes multitud de beneficios. En consecuencia nos ayuda a disfrutar de nuestra vida en presente con mayor alegría e intensidad.

Sofia Manzaneque Suárez (Sofiaymas)

Psicóloga y profesora yoga

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.