El yoga como terapia psicológica

El yoga como terapia psicologica

Muchos son los científicos psicológicos que nos hablan de yoga como terapia psicológica. Entre ellos podemos destacar a Marlatt (1985). Nos habla de la importancia de una intervención global, diseñada para producir un equilibrio o armonía en los hábitos cotidianos y el conjunto de actividades diarias. Destaca la importancia dentro de los tratamientos terapéuticos de la meditación y del ejercicio físico. La suma de estas ideas, la importancia de la meditación, más la importancia del ejercicio físico, nos hace pensar en el yoga y otras técnicas que aúnan ambos. Otro autor que tiene una extensa bibliografía de libros sobre técnicas meditativas y también sobre yoga: Hatha yoga, Tantra Yoga, Raja-yoga, Maha-yoga, Dyana-yoga, Yoga integral, etc. es Antonio Blay (1924-1985). Este autor es considerado el psicólogo precursor de la Psicología Transpersonal en España. Su obra habla de aspectos académicos de la psicología moderna, lo que incluye aspectos humanísticos, y de experiencia trascendente.

Las terapias psicológicas de tercera generación

las terapias de última generación como la Sincronización Hemisférica Cerebral, el Mindfulness o atención plena, la aceptación y compromiso…basan sus principios en los conceptos AQUÍ Y AHORA, ACEPTACIÓN, NO JUZGAR

Los componentes del yoga

La palabra YOGA deriva de la raíz sánscrita “YUG” que significa unir, sujetar, uncir, juntar y concentrar la atención en algo para su aplicación y uso.

La meta fundamental de todos los aspectos de la práctica de yoga es unir la salud física, mental y emocional del individuo; significa la disciplina del intelecto, la mente y la voluntad; en definitiva, el equilibrio del ser

El yoga está más allá de cualquier limitación temporal, es la unión del aquí y el ahora, del eterno presente. Una parte importante del yoga es respetar lo que hay, aceptar lo que venga ya sean pensamientos o emociones pero sin agarrarlos, ni juzgarlos, dejando que fluyan sin que nos condicionen, desde el lugar de un observador. El yoga es una disciplina milenaria que habla de los mismos principios en los que ahora se basan las últimas tendencias psicológicas.

Efectos del yoga sobre el cerebro y la conciencia

Estructura y función cerebral

Como nos explica el Dr. Miguel Fraile y se ha comprobado científicamente, la práctica de técnicas de interiorización psicofísica, como son el Yoga de inmovilidad y concentración o meditación Vippassana, producen una serie de efectos manifiestos sobre la estructura y la función cerebral, modificando la anatomía del cerebro y su fisiología, lo cual se traduce en una modificación secundaria de la conciencia. Igualmente se valora que la utilización de estas técnicas produce una directa modificación de la conciencia, lo cual modifica secundariamente la anatomía y la fisiología del cerebro.  Se producen numerosos cambios medibles a nivel neuronal, de valores en la composición de la sangre, etc.

Neuronas espejo

Este tipo de prácticas se ha comprobado que estimulan el desarrollo de la actividad de las neuronas en espejo, incrementado su funcionalidad. Estas neuronas que se encuentran en el hipocampo tienen como misión otorgar a la persona la capacidad de sentir y percibir a los demás de forma real y auténtica, sin distorsiones personales. Nuestros pensamientos distorsionados a menudo están en la base de nuestro malestar emocional. La práctica del yoga nos ayuda a tener una mejor conciencia de la realidad.

Cerebro interno

El cerebro interno (sistema reticular ascendente, amígdala, sistema límbico, el hipotálamo y la hipófisis) es el que regula el sistema emocional. Los Lóbulos prefrontales dentro de nuestra corteza cerebral actúan como elementos de fusión e integración cognitiva.  Todas estas estructuras se ven favorecidas por la práctica regular del yoga.

Hormonas y neurotransmisores

El trabajo de interiorización psicofísica como el yoga produce también a nivel de la regulación neuroendocrina una serie de modificaciones, tanto en la función hormonal como en la secreción de neurotransmisores. 

A nivel hormonal se produce: Disminución de los corticoides asociados al estrés, disminuye por el ejercicio.  Y mantenimiento equilibrado de la secreción de hormonas tiroideas.

En cuanto a nos neurotransmisores mejora la regulación de la serotonina y la dopamina, importantes en la regulación de las emociones, el apetito, el aprendizaje y el estado de ánimo en general. Aumenta la secreción de acetilcolina clave en la regulación de los niveles de vigilancia. Y el aumento de las endorfinas, llamadas “moléculas de la felicidad” nos promueven calma, bienestar, mejora del humor, reducen el dolor y retrasan el proceso de envejecimiento, potenciando las funciones del sistema inmunitario.

Concluyendo

Los beneficios del yoga sobre la regulación emocional llevan mucho tiempo siendo bien conocidas en las filosofías milenarias orientales y ahora también están presentes en las nuevas terapias psicológicas occidentales. Disfrutar de su práctica es trabajar en favor de nuestra salud mental.

Sofía Manzaneque Suárez (Sofiaymas)  psicóloga y profesora de yoga

otros artículos que te podrían interesar:

Cual es la clave para la felicidad

Yoga y sus beneficios

Programa de entrenamiento en cultivo de la compasión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *