Fascitis Plantar

¿Con o sin Chanclas?

Ahora que empieza la época estival hay que tener especial cuidado con el calzado que llevamos

¿Sabéis qué es al fascitis plantar? La fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar, ésta es una aponeurosis en la planta del pie que va desde el calcáneo hasta el metatarso, hasta la base de los dedos del pie. La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes del verano, afecta a los no deportistas y a los deportistas, ya que se aumenta en esta época estival el uso continuado de las chanclas y del calzado plano sin sujeción.

 

Durante los meses de frío y lluvia los pies están bien sujetos, apoyados y amortiguados. Con la llegada del calor y del uso excesivo de las chanclas, la fascia del pie realiza un trabajo extra porque el arco plantar pierde el apoyo. Esta “liberación” del calzado se traduce en un dolor que comienza en el talón y que se puede extender hasta los dedos impidiéndonos caminar, dolor más agudo al levantarnos de la cama por las mañanas

Recuperar una fascitis plantar puede precisar un tratamiento complejo que combine fisioterapia y osteopatía, incluso en ocasiones muy especiales la visita a un podólogo por si fuese necesario un estudio de la pisada y el uso de plantillas a medida para corregir los posibles defectos de la pisada.

Desde Clínica Salud y Más podemos aplicar técnicas de fisioterapia específicas que van a aliviar el dolor y reducen la inflamación como el INDIBA, ayudándonos a recuperarnos con mayor rapidez de esta lesión veraniega, o también técnicas osteopáticas que van a corregir de forma global la fascia del cuerpo o articulaciones para evitar compensaciones y futuras lesiones o recidivas.

El abuso de las chanclas y de calzados veraniegos también pueden provocar otras lesiones como por ejemplo; esguinces de tobillo o tendinopatías Aquileas. Usar este tipo de calzado está indicado para el uso en la piscina o en la playa y desaconsejamos su uso de manera continuada y más si durante el resto del año solemos usar calzado con tacón.

En resumen, os aconsejamos usarlas en su justa medida, en las ocasiones que sean necesarias, y no de forma continuada durante todo el día, usar un calzado anatómico que evite las suelas planas y nos proporciones un buen apoyo del arco plantar, y sujeción al pie para que los dedos no hagan el efecto de garra para sujetar la chancla.

Si aparecen las primeras molestias, la mejor opción es que nos consultéis para que os podamos aconsejar el tratamiento más adecuado para evitar que la lesión empeore y nos fastidie las vacaciones.

Category : Artículos Posted on junio 28, 2019

Comments are closed.