OSTEOPATÍA VISCERAL

Muchas veces tenemos dolores o molestias en los miembros inferiores (tobillo-pie, pierna, rodilla, muslo, cadera(ingle), zona glútea) y que no sabemos explicar bien  porqué pero no podemos achacarlo a una causa concreta (“no me he dado ningún golpe ni traspiés”, o “no sé porqué pero todo me pasa en esta pierna”, “sólo me duele cuando hago ejercicio”…)

Con este texto lo que pretendo, desde mi humilde experiencia, es dar algunas pequeñas luces sobre la relación entre ciertos dolores de los miembros inferiores con la pelvis (y muy a menudo también abdomen inferior) y todo lo que ella contiene.

 

 

La pelvis es un estructura

formada por huesos unidos entre sí por ligamentos

recubierta de músculos y fascias  y que es punto de inserción de músculos y fascias de los miembros inferiores

atravesada por vasos y nervios que van hacia los miembros inferiores

que contiene órganos y vísceras uro-ginecológicas y del sistema digestivo inervados por el sistema nervioso simpático toraco-lumbar y parasimpático sacro y controlados hormonalmente

Cuyas principales funciones son:

protección de los órganos alojados en ella

reparto de fuerzas  ascendentes procedentes de los miembros inferiores (marcha) y descendentes de la columna vertebral hacia las piernas (carga, postura)

 

Por lo tanto un dolor en los miembros inferiores puede estar desencadenado por una causa:

Articular (local o a distancia)

Muscular (local o a distancia)

Fascial (local o a distancia)

Vascular (local o a distancia)

Nerviosa (somática o vegetativa)

Visceral (ginecólogica, urinaria o digestiva distal):metabólica-endocrina, nutricional…

 

 

En nuestro diagnóstico examinaremos en primer lugar las estructuras más cercanas a la zona de dolor, para descartar un origen local del mismo (por ejemplo: dolor de  la cara interna de rodilla derecha en una mujer, examinamos todas las estructuras articulares implicadas de manera directa con la rodilla para ver si alguna tiene su movilidad restringida ( articulaciones y sistema fascial de rodilla, tobillo-pie y cadera), si no encontramos una disfunción que justifique ese dolor investigamos a otros niveles: neurovegetativos, viscerales, vasculares..

(ej: una disfunción en el ciego-parte proximal del colon ascendente, o en el ovario derecho puede provocar un dolor en la cara interna de la rodilla derecha mediado por una afectación del nervio femorocutáneo, o por una afectación de la arteria y/o vena iliaca…, o un  dolor similar al causado por una ciática por afectación de la musculatura pelvitrocantérea causado por una disfunción de sacro y que a su vez puede implicar al plexo sacro parasimpático-nervio pudendo (comparten origen metamérico) y las láminas pubovesicouterorectosacras y dar lugar a síntomas ginecológicos funcionales…

En resumen, muy a menudo los dolores en los miembros (inferiores y superiores), de manera indirecta y mediada por otras estructuras (músculos, fascias, nervios…) son síntomas de que  algo pasa en una estructura que puede estar “lejos” (pelvis, tórax,abdomen) y concretamente, es más habitual de lo que pensamos que la causa principal  de nuestras lesiones repetitivas y recidivantes o de nuestros dolores a los que no sabemos dar explicación aparente sea visceral (adherencias postinflamatorias o postquirurgicas, ptosis de órganos…)

El osteópata formado en osteopatía visceral, cuenta con las herramientas necesarias para un adecuado diagnóstico y tratamiento de las disfunciones viscerales.

Con ejemplos ilustrativos y de manera simplificada he intentado mostraros esta relación, porque en realidad el cuerpo humano es mucho más complejo…

 

Ana Mª Carrasco Arenal

Fisioterapeuta y osteópata

 

 

Category : Artículos Posted on marzo 28, 2017

Comments are closed.